Rendimiento y tecnología

by infov . 0 Comments

El que tiene un bajo rendimiento desaprovechó su tiempo creyendo que necesitaba «relajarse y no pensar». Hoy da vueltas sin llegar a ningún lado y toma siempre la decisión equivocada por no pensar. Los que saltan de trabajo en trabajo sin progresar siempre creyeron que no iban a obtener premio si trabajaban de más, que ellos no ganaban nada así. Hoy echan la culpa a otros por estar estancados en su vida. Los que no se desenganchan de la TV creen que la necesitan para relajarse.

Hoy se dejan una parte de su sueldo en psicólogos para intentar solucionar su estrés y depresiones. Falsas creencias y falta de disciplina van de la mano. Las creencias erróneas hacen más daño que un huracán. El mundo está lleno de gente con buenas intenciones pero una visión distorsionada de lo que les conviene a largo plazo. Unos por un engaño desde su niñez y otros porque creyeron encontrar un atajo. El origen de su indisciplina siempre fue una falsa creencia.

¿Y qué creencias tienes tú que te estén perjudicando? Es fácil, analiza esa mala costumbre que quieres eliminar y desglosa el momento del pasado en que creíste que hacerlo era lo más conveniente. Cuando des con el origen podrás matar esa mala costumbre. Origen 3: El alivio traidor. Cómo detectarlo Un afloje de disciplina que en algún momento nos alivió, un librarnos de hacer lo que había que hacer que nos alivió, una gran comida tras un momento de estrés que también nos alivió…

Y ahora posponemos, no nos levantamos del sofá o comemos de más. Parece que va en nuestro mejor interés. Qué locura. Ahora ese alivio en forma de falta de disciplina es un comportamiento repetido tantas veces, que lo hacemos sin pensar. Y estamos tan condicionados por ese afloje de disciplina, que una potente industria de la publicidad hace negocios billonarios enganchándonos a cualquier producto: ¡Haz una pausa, tomate el dulce X! ¡Date el capricho y cómprate un Y! ¡Z, no podrás vivir sin él! Asociamos unos comportamientos con otros.

Un café significa dos galletas adicionales. Una cerveza es un cigarro. Y unas vacaciones implica comer más de la cuenta. Asociaciones peligrosamente cómodas. Cuando se pregunta por esa falta de disciplina, la mayoría contesta que lo ha hecho desde hace mucho tiempo. ¿Quiere eso decir que están condenados a repetirlo eternamente? ¿Quiere eso decir que no pueden vivir sin ello? ¿Qué pasaría si cambiamos la forma en que lo enfocamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *